sábado, 2 de mayo de 2009

Aves de corral

HACINADAS EN TORPES RECINTOS,
ENTRE PLUMA, EXCREMENTO Y BARULLO,
SON LAS MADRES QUE ACASO NO SABEN
QUÉ FIN TRISTE LE AGUARDA A SU ORGULLO.

YA NO VUELAN, LAS POBRES, NO VUELAN,
SOMETIDAS AL YUGO Y AL CEBO,
SE LEVANTAN, SE SIENTAN, INCUBAN
ESE MÁGICO, INSÓLITO HUEVO.

COMEN, DUERMEN, SE APRIETAN CANSADAS,
BLANCAS, PARDAS, CON PINTAS O ROJAS,
MUCHEDUMBRE INOCENTE Y COBARDE
CON LAS CARNES ROBUSTAS Y FLOJAS.

NO RECUERDAN LOS TIEMPOS LEJANOS
CORRETEANDO EN EL CAMPO A SUS ANCHAS,
SÓLO VEN ALAMBRADAS, CEMENTO
Y ESE PIENSO QUE CAE EN AVALANCHAS.

TIENEN MIEDO, SOSPECHAN, SE MIRAN
SIN HALLAR, SIN TENER ESCONDRIJOS,
SE LAMENTAN EN VANO ACUSANDO
A LA MANO QUE ROBA SUS HIJOS.

HAN NACIDO ESAS POBRES GALLINAS
CONDENADAS AL DUELO Y AL SUSTO
COMO MÁRTIRES, VÍCTIMAS SANTAS
DE UN TIRANO TERRIBLE E INJUSTO.

© JUAN BALLESTER

1 comentario:

juan ballester dijo...

Poema escrito el 25 de marzo de 2000 en el que rindo homenaje a las sacrificadas gallinas.
Por lo que se refiere a la técnica, el poema está escrito en versos decasílabos y ritmo anapéstico.