lunes, 10 de agosto de 2009

El cero a la izquierda

Soy un cero a la izquierda, un pobre diablo,
un tipo del que apenas Dios se acuerda;
alguien piensa por mí, mueve mi cuerda,
no sé por dónde voy ni lo que hablo.

Mi voz resuena a paja, huele a establo,
no hay camino en que andando no me pierda
soy -vuelvo a repetir- cero a la izquierda,
carne de olvido, pieza de un retablo.

No cuenta mi opinión, no tengo voto,
nadie hablará de mí cuando las palas
cubran la soledad de mi esqueleto.

Me he de quedar como un muñeco roto,
cual pájaro enjaulado y sin sus alas
hundido en el abismo de un soneto.

© Juan Ballester

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Di que sí, optimismo al poder..Ainssssss.

Pues que sepas que nadie mueve las cuerdas si no se lo permitimos. Así que ya estás dando un tirón del hilo.

Besos,
María José

BEGOÑA dijo...

Me duele tu tristeza, eres una persona TAN VALIDA, aunque siempre pienses lo contrario, TAN BUENA .....

Un saludito Bego