miércoles, 23 de abril de 2014

Poema de la suerte

Sueño con tu mirada
y la distancia no me duele nada.

Juego con tu sonrisa
y el tiempo ya no corre tan aprisa.

Me acuerdo de tu rostro
y lo trueco en altar donde me postro.

Recuerdo tus caricias
y tu piel es un rito en que me inicias.

Me enfrento a este vacío
y el verso es el bastón con que me guío.

Me agarro a tu regreso
y cada amanecer me sabe a beso.

Me contemplo a la espera
y son tus dulces labios mi bandera.

Siento que no te has ido
y hasta mi corazón se vuelve nido.

Presiento que he de verte
y me adormezco en brazos de la suerte.

© Juan Ballester