lunes, 27 de septiembre de 2010

I.V.A. incluido

Quiero pagarte en versos -IVA incluido-
todos esos momentos que me regalas.
Te escribiré en silencio, sin hacer ruido
como el pájaro extiende sus grandes alas.

A cambio de tu boca versos te ofrezco,
a cambio de tu risa, con frases pago;
mas cómo honrar la dicha que no merezco
con solo unos renglones y un simple halago.

Cuando te siento cerca, estás muy lejos
y cuando te hallas lejos, sé que estás cerca:
mi corazón te busca por los espejos,
la razón me desdice, pero es muy terca.

Pero te pago, sí, te recompenso
con palabras que huelen a flor y a llanto:
tu memoria es dolencia, yo soy propenso
a enfermar recordando tu piel, tu encanto.

Te liquido la deuda, esa factura
que no consta en papeles, que no se expresa
en moneda corriente, sino en la oscura
profundidad del alma, donde más pesa.

© Juan Ballester

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

No hay mejor pago, sería bueno pagarle en besos, sin siliencio, sin sombras.
Muy buen poema.
Ojalá ella acceda a este pago, porque de ello depende que pueda leerte con mayor frecuencia.
Te dejo un abrazo.
Alicia