sábado, 6 de julio de 2013

Besos recién cortados...

Besos recién cortados
sobre el tapete gris de mi existencia
y a lo lejos, las voces
que una vez te llamaron sin conocer tu nombre,
sin saber de tu cuerpo.

Besos que se desmayan
como pétalos rojos de deseo,
heridas infinitas que se inflaman
y más tarde enmudecen.

Besos sin apetito
a oscuras entre sueños imposibles,
inmóviles testigos de un amor que retorna
y palpita y florece.

Besos que acaso nunca
olviden los momentos en que fuimos felices,
que pronto han de volver
con las manos vacías a encontrarnos.

© Juan Ballester

1 comentario:

Rocio Biedma dijo...


Este poema, que no deja que la saliba baje por la traquea, que me lleva hasta tu acento, este poema, alimenta el níveo papel y lo engrandece.
Felicidades Juan