miércoles, 1 de septiembre de 2010

Quiéreme con la lluvia


Quiéreme con la lluvia, mujer de porcelana,
cuando la noche caiga cegando la ventana,
cuando el dolor se imponga, cuando el frío nos pueda,
cuando el tiempo se apriete sobre tu piel de seda.
.
Quiéreme con la lluvia, con el agua que choca
sobre mis labios yertos y mis manos de roca,
quiéreme como al alba, como a un rayo de luna
que pone en nuestras vidas corazón y fortuna.
.
Quiéreme con la lluvia, que se desangra en gotas
cayendo como plomo sobre mis alas rotas,
quiéreme sin preguntas, sin palabras feroces
pues con sólo mirarme las respuestas conoces.
.
Quiéreme con la lluvia, mujer que estás tan lejos
cuando al buscar tu rostro se burlen los espejos,
quiéreme cara a cara, quiéreme eternamente
aunque al final seamos dos sombras, solamente.
.
© Juan Ballester

1 comentario:

Alicia María Abatilli dijo...

Quizás la lluvia borre las sombras y los espejos dibujen un corazón a medias.
Alicia