viernes, 11 de noviembre de 2011

Poema pobre

Nunca estuvo tan cerca la distancia
ni el olvido encerró tanto recuerdo.
Tus ojos son el mar donde me pierdo,
tu cuerpo mi tesoro, mi ganancia.

Nunca pensar en ti fue tan sencillo
ni quererte costó tan poco esfuerzo.
Te escribo en un papel, y no me tuerzo,
y al evocarte así me maravillo.

Nunca decir 'amor' fue decir tanto
ni cuatro letras dieron tanto juego.
Aunque me eche a llorar, me reiré luego
y aunque sin ti me caiga, me levanto.

Nunca sentirse un hombre dio ese orgullo
que me crece violento entre las piernas.
Las noches a tu lado son eternas
y el corazón que tengo es solo tuyo.

Nunca un verso contuvo tanta espera
ni una palabra escrita fue tan clara.
Aunque este pobre poema sirva para
que muera por tus besos, que me muera.

© Juan Ballester

1 comentario:

Pilar Fernández dijo...

Hermoso y profundo poema.
"Nunca estuvo tan cerca la distancia ni el olvido encerró tanto recuerdo"... excelente comienzo.
Saludos.